Ver índice de contenidos del libro

3.5. Utilizando el sandbox

La forma más rápida de probar Symfony es utilizar el sandbox, que no es más que un proyecto de Symfony ya creado y configurado y muy fácil de instalar. Se trata de una forma muy práctica de probar Symfony sin tener que pasar por todo el proceso de instalación y configuración explicado anteriormente.

Nota Como el sandbox está preconfigurado para utilizar la base de datos SQLite, debes asegurarte de que tu versión de PHP soporta SQLite. También puedes leer la sección anterior de este mismo capítulo en la que se explica cómo configurar la base de datos.

Puedes descargar el sandbox en formato .tgz o .zip desde las siguientes URL:

http://www.symfony-project.org/get/sf_sandbox_1_4.tgz
http://www.symfony-project.org/get/sf_sandbox_1_4.zip

Una vez descargado, descomprime el archivo del sandbox dentro del directorio raíz de tu servidor web y ya puedes probar Symfony. Si el sandbox lo has descomprimido por ejemplo en el directorio sandbox, puedes probar Symfony abriendo un navegador y accediendo a la dirección http://localhost/sandbox/web/index.php

Nota Colocar todos los archivos de Symfony en el directorio raíz del servidor web es correcto para probar Symfony de forma local. Sin embargo, es una idea muy mala para servidores de producción, ya que permite a cualquier usuario acceder a todos los archivos internos de tu aplicación.

Si quieres modificar la instalación del sandbox puedes leer la sección Configuración del servidor web en este mismo capítulo.

Nota El sandbox no es más que un proyecto de Symfony ya creado, en el que se han ejecutado algunas tareas y en el que se han modificado algunas opciones de configuración. Por tanto, es muy útil como punto de partida de tu proyecto Symfony. No obstante, recuerda que es necesario que adaptes su configuración a tus necesidades, como por ejemplo todas las opciones relacionadas con la seguridad (en este mismo capítulo se explica la configuración de XSS y CSRF).