Ver índice de contenidos del libro

3.1. Pre-requisitos

Antes de instalar Symfony debes comprobar la instalación y configuración de tu servidor. Lee atentamente este capítulo y sigue todos los pasos descritos para comprobar tu configuración. Si lo haces, te ahorrarás mucho tiempo más adelante.

3.1.1. Aplicaciones de terceros

En primer lugar, comprueba que dispones de un entorno adecuado para desarrollar aplicaciones web. Como mínimo necesitas un servidor web (como por ejemplo Apache), una base de datos (MySQL, PostgreSQL, SQLite o cualquier otra base de datos compatible con PDO) y PHP 5.2.4 o superior.

3.1.2. Línea de comandos

Symfony incluye una línea de comandos que permite automatizar gran parte del trabajo. Si tu sistema operativo es tipo Unix, te sentirás como en casa. Si utilizas Windows, también podrás hacer uso de esta herramienta.

Nota Los comandos de Unix pueden venir muy bien en los entornos de desarrollo Windows. Si quieres utilizar herramientas como tar, gzip o grep en Windows, puedes instalar Cygwin. Si eres valiente, puedes incluso probar los Windows Services for Unix de Microsoft.

3.1.3. Configuración PHP

Como la configuración de PHP puede variar mucho de un sistema operativo a otro, es necesario que compruebes que PHP está correctamente configurado para Symfony. Para ello, descarga el script de comprobación de configuración de Symfony en la siguiente URL:

http://sf-to.org/1.4/check.php

Guarda el script dentro del directorio raíz de tu servidor web y ejecútalo mediante el siguiente comando:

$ php check_configuration.php

Si existe cualquier problema en tu configuración PHP, el comando te indicará qué debes arreglar y cómo debes hacerlo. No olvides ejecutar también el script a través de un navegador, ya que PHP suele utilizar archivos php.ini diferentes para la consola de comandos y para la web.

Nota No olvides borrar este script después de comprobar la configuración, ya que no es conveniente que se quede en el directorio raíz del servidor web.

Nota Si solamente quieres probar Symfony de forma rápida, puedes instalar una versión especial llamada sandbox, tal y como se describe al final de este capítulo. Si quieres aprender Symfony o quieres empezar a desarrollar proyectos reales, sigue leyendo.