Ver índice de contenidos del libro

Capítulo 20. Puesta en marcha de Django en un servidor

A lo largo de este libro, hemos mencionado algunos objetivos que conducen el desarrollo de Django. Facilidad de uso, amigabilidad para nuevos programadores, abstracción de tareas repetitivas — todos esas metas marcaron el camino de los desarrolladores.

Sin embargo, desde la concepción de Django, ha existido siempre otro objetivo importante: Django debería ser fácil de implementar, y debería poder servir una gran cantidad de tráfico con recursos limitados.

Las motivaciones para este objetivo se vuelven evidentes cuando observas el trasfondo de Django: un pequeño periódico en Kansas difícilmente pueda costear hardware de servidor de última tecnología, por lo que los desarrolladores originales de Django trataron de extraer el máximo desempeño posible de los escasos recursos disponibles. De hecho, por años los desarrolladores de Django actuaron como sus propios administradores de sistema — ya que simplemente no había suficiente hardware como para necesitar administradores dedicados a esa tarea — incluso manejando sitios con decenas de millones de entradas por día.

Como Django se transformó en un proyecto de software libre, el rendimiento y la facilidad de instalación en servidores se convirtieron en temas importantes por diferentes motivos: los desarrolladores aficionados tienen los mismos requerimientos. Los individuos que quieren usar Django están encantados de saber que pueden hospedar un sitio con tráfico entre pequeño y mediano por menos de 10 dólares mensuales.

Pero ser capaz de escalar hacia abajo es solamente la mitad de la batalla. Django también debe ser capaz de escalar hacia arriba para conocer las necesidades de grandes empresas y corporaciones. Aquí, Django adopta una filosofía común entre los grupos de software del tipo LAMP que suele llamarse shared nothing (nada compartido).