Ver índice de contenidos del libro

12.1. Centrar una página horizontalmente

A medida que aumenta el tamaño y la resolución de las pantallas de ordenador, se hace más difícil diseñar páginas que se adapten al tamaño de la ventana del navegador. El principal reto que se presenta con resoluciones superiores a 1024 x 768 píxel, es que las líneas de texto son demasiado largas como para leerlas con comodidad. Por ese motivo, normalmente se opta por diseños con una anchura fija limitada a un valor aceptable para mantener la legibilidad del texto.

Por otra parte, los navegadores alinean por defecto las páginas web a la izquierda de la ventana. Cuando la resolución de la pantalla es muy grande, la mayoría de páginas de anchura fija alineadas a la izquierda parecen muy estrechas y provocan una sensación de vacío.

La solución más sencilla para evitar los grandes espacios en blanco consiste en crear páginas con una anchura fija adecuada y centrar la página horizontalmente respecto de la ventana del navegador. Las siguientes imágenes muestran el aspecto de una página centrada a medida que aumenta la anchura de la ventana del navegador.

Página de anchura fija centrada mediante CSS

Figura 12.1 Página de anchura fija centrada mediante CSS

Página de anchura fija centrada mediante CSS

Figura 12.2 Página de anchura fija centrada mediante CSS

Página de anchura fija centrada mediante CSS

Figura 12.3 Página de anchura fija centrada mediante CSS

Utilizando la propiedad margin de CSS, es muy sencillo centrar una página web horizontalmente. La solución consiste en agrupar todos los contenidos de la página en un elemento <div> y asignarle a ese <div> unos márgenes laterales automáticos. El <div> que encierra los contenidos se suele llamar contenedor (en inglés se denomina wrapper o container):

#contenedor {
  width: 300px;
  margin: 0 auto;
}
 
<body>
  <div id="contenedor">
    <h1>Lorem ipsum dolor sit amet</h1>
    ...
  </div>
</body>

Como se sabe, el valor 0 auto significa que los márgenes superior e inferior son iguales a 0 y los márgenes laterales toman un valor de auto. Cuando se asignan márgenes laterales automáticos a un elemento, los navegadores centran ese elemento respecto de su elemento padre. En este ejemplo, el elemento padre del <div> es la propia página (el elemento <body>), por lo que se consigue centrar el elemento <div> respecto de la ventana del navegador.

Modificando ligeramente el código CSS anterior se puede conseguir un diseño dinámico o líquido (también llamado fluido) que se adapta a la anchura de la ventana del navegador y permanece siempre centrado:

#contenedor {
  width: 70%;
  margin: 0 auto;
}

Estableciendo la anchura del elemento contenedor mediante un porcentaje, su anchura se adapta de forma continua a la anchura de la ventana del navegador. De esta forma, si se reduce la anchura de la ventana del navegador, la página se verá más estrecha y si se maximiza la ventana del navegador, la página se verá más ancha.

Las siguientes imágenes muestran cómo se adapta el diseño dinámico a la anchura de la ventana del navegador, mostrando cada vez más contenidos a medida que se agranda la ventana.

Página de anchura variable centrada mediante CSS

Figura 12.4 Página de anchura variable centrada mediante CSS

Página de anchura variable centrada mediante CSS

Figura 12.5 Página de anchura variable centrada mediante CSS

Página de anchura variable centrada mediante CSS

Figura 12.6 Página de anchura variable centrada mediante CSS